Categorías
Artes Visuales Noticias

Explorando los límites de la libertad

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.

«Utopía=Distopía» se exhibe en Proyecto Poporopo y reúne obras de cinco artistas.

Estefanía Valls Urquijo, Ericka Denisse Quiñónez Recinos, Ronald Morán, Ángel Poyón y Juan Maurilio Mendoza Canajay exponen en mayo en Espacio Alternativo de Proyecto Poporopo. Con sus obras los artistas abordan y  exploran los límites de la libertad.

David Urbina, museógrafo a cargo de la exposición, resalta la existencia de ejercicios y diálogos paralelos como los que propone Utopía=Distopía, especialmente durante la Bienal de Arte Paiz, que se lleva a cabo del 6 de mayo al 6 de junio de 2021.

Fotos / David Urbina

La muestra en Poporopo, aclara Urbina, no forma parte del circuito de la Bienal pero aprovecha la cercanía del bar con sus sedes en la zona 1 capitalina: Centro Cultural de España, Casa Ibargüen y Centro Cultural Municipal.

Utopía=Distopía abre sus puertas el jueves 6 de mayo. Se puede visitar hasta el 13 de junio en Espacio Alternativo de Proyecto Poporopo (4ª. calle 7-46 zona 1), de lunes a domingo, del mediodía a las 8 pm. La entrada es libre.

Menos bordes rígidos

El poeta Leonel Juracán, quien escribió el texto curatorial de Utopía=Distopía, parte de la premisa “la imaginación no tiene límites” para explayarse en el tema que plantea la exposición.

La imaginación, apunta,  “está íntimamente relacionada con otros dos conceptos: libertad y felicidad. Conceptos que desde la Grecia clásica se han visto contrapuestos”. Juracán acota que  la felicidad es subjetiva, “anclada a nuestra sensibilidad, a los umbrales de placer y dolor individuales” y que la libertad es algo físicamente demostrable.

El poeta asevera que “nada llega a la imaginación que no haya pasado primero por los sentidos”, por lo que al final quedan nada más las cicatrices, la angustia, las ruinas de la memoria, como pruebas tangibles de los límites de nuestra libertad.

“¿Podemos ir libremente a dónde queramos? ¿Podemos acceder a TODA la información que nos concierne o nos afecta? ¿Es posible mostrar nuestro afecto y vulnerabilidad a TODOS nuestros semejantes?”, pregunta Leonel.

Si la respuesta resulta negativa, “se comprende entonces el porqué de la publicidad que apela constantemente a la imaginación”, indica el poeta, y agrega otra pregunta: ¿Nos parece injusto el orden social tal como está construido? De ser así “embarquémonos en una utopía, aunque ya sepamos de antemano que esté destinada al naufragio”, indica. “Si la vida cotidiana se ha llenado de violencia”, continúa, “suavicemos entonces los bordes rígidos, para que así resulte confortable”.

Estefanía Valls

  • Naos, templos personales
  • Terracota / medidas variables (2020)
Foto / Estefanía Valls

Los templos en el mundo fueron creados como puertas de escape para el alma, son espacios donde nos aislamos del mundo exterior y navegamos dentro; portales del cielo en la Tierra y espacios comunes de búsqueda personal.

Ángel Poyón

  • Estados/ventanas del tiempo
  • Terracota y cemento (2017)
Foto / Ángel Poyón

Congelar las manecillas del reloj  es algo que a cualquier obsesiona, desde que se descubrió el periodo de luz y oscuridad. Esta pieza es un testimonio de esa imposibilidad atrapar el tiempo.

Ericka Denisse Quiñónez

  • Teddy
  • Alambre espigado, hojas de Gillette (2013)
Foto / Ericka Quiñónez

El tradicional oso de peluche, bautizado por la industria estadounidense como “Teddy”, (en memoria de un trofeo de caza preparado para el presidente Theodore Roosevelt), se convirtió con el tiempo en un símbolo de la ternura inaceptable; en algo que, a base de negación, se convierte en un fetiche.

La familia, los seres queridos, se van quedando estáticos y rígidos, en algún lugar difícil de precisar. Puede continuar con aspecto agradable, pero hiere al acercarnos. Aún así permanezca la posibilidad de amar y ser amado.

Juan Maurilio Mendoza

  • Sueño, imaginaria, cielo.
  • Material polvo de mármol, resina (2021)
Foto / Juan Maurilio Mendoza Canajay

La violencia y la crueldad se ofrecen a la infancia bajo la imagen de un juguete, de manera que al imaginarlas, estas sean vistas como un sustituto de la felicidad, convirtiéndonos en monstruos.

La vida sana, la diversión y el sueño. Poco a poco se introducen estas y otras categorías construidas a imagen del poder, no como una posibilidad de vida, sino para arrancarla, dañándonos psicológicamente, convirtiéndonos en arma.

Ronald Morán

  • Cuchillo, de la serie Hogar dulce hogar.
  • Fotografía (2008)
Foto / Ronald Morán

Las herramientas y los utensilios de cocina, típicamente afilados o brillantes, se transforman en objetos acolchados. Las obras se vuelven tranquilas, estáticas, con pocas veces una representación de la figura humana presente, sino meras huellas de vidas vividas. En sus obras Morán aborda la violencia, sin embargo, estas reflejan lo contrario: tranquilidad, delicadeza, suavidad.


Apóyenos con una donación

Agenda Cultural Guatemala

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.