Categorías
Música Noticias

«Mayan Beats», amalgama de ritmos ancestrales y electrónicos

Contenido destacado / Anuncios
Contenido destacado / Anuncios

Tz’utu Kan reúne en el EP “Mayan Beats” sus nuevos sencillos Tz’ununya, Ixim Ulew y Winaq’il, en el que canta en seis idiomas mayas distintos.

El nuevo  material del cantante de Hip Hop está disponible en las plataformas digitales. En esta entrevista Tz’utu Kan cuenta la historia  detrás de su más reciente material.

El EP está marcado por el incendio que el año pasado destruyó Casa Kan, su hogar y centro de estudio y promoción de artes mayas contemporáneas, así como por el apoyo del productor KC Porter.

Desde 2012 el  rapero, como integrante del grupo Balam Ajpu, ha participado en festivales locales e internacionales. Ha llevado sus versos en idioma maya a conciertos en Londres, México y Medellín.

“Cuando vi mi casa quemarse lo ofrende a la vida. La casa era de madera y al consumirse se formó una columna de fuego, parecía una gran serpiente. Quemó los cultivos, quemó todo alrededor y no había agua para apagar el incendio. Todo se consumió hasta los cimiento quedando únicamente las bases de piedra”, recuerda Tz’utu Kan del incidente, ocurrido el 10 de mayo de 2020.

Foto / Daniel García

Su hogar, conocido como Casa Kan, es en el altiplano un sitio referencial para el estudio y la promoción de las artes mayas contemporánea. “Estaba dedicada a la energía del Kan, (serpiente). Tenía muchos tallados de serpientes en madera, además de otros simbolismos mayas. Esa fue la razón por la cual incendiaron,  pues en mi pueblo hay mucha gente que ataca la cosmovisión maya”, sostiene el cantante de Hip Hop.

Foto / Daniel García

La cosmovisión maya es uno de los temas presentes en su trayectoria, junto con la autonomía para los pueblos originarios, la libertad para los ríos y para los defensores de la tierra, del agua y de la vida. “Yo voy cultivando palabra, sigo cosechando verdades”, dirá Tz’utu Kan más adelante, en esta entrevista.

La destrucción de Casa Kan no detuvo al artista, un año después sigue firme, tanto en su labor formativa con los jóvenes trasmitiéndoles el idioma de sus antepasados, como en su carrera musical.

En Mayan Beats, producido por KC Porter, Tz’utu Kan cuenta que finalmente halló el sonido que había estado buscando en los últimos 13 años.

Foto de portada del EP / Cultura Texcoco

Es un EP de tres canciones: Tz’ununya, Ixim Ulew y Winaq’il. Estas canciones usamos ritmos mayas, compases de  6/8 combinados con compases de  4/4, en una amalgama de ritmos ancestrales y electrónicos modernos.

Lo más importante es que contiene poesía en idiomas mayas, por ejemplo, en la canción Winaq´il usamos seis distintos.

Tz’ununya (Colibrí – agua) es el nombre que le dan los tz’utujiles de San Pedro al Lago de Atitlán. Es un rezo para pedirle al agua que nos perdone por nuestra falta de respeto a ella, pues es muy claro que la estamos dañando.

Lea también  Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango 2021

Ixim Ulew  (Tierra del maíz) es una canción que habla del proceso de la milpa desde su siembra, considerado su renacimiento en su más grande esplendor, hasta la próxima cosecha, en  un perpetuo ciclo de miles de años. Este procesotambién es un llamado a los pueblos mayas desde los Pocomchí hasta la Wasteca.

Winaq’il (Ser humano). En este tema se honra a Jacinto Pat Maceguales de las tierras bajas, con quien hacemos un llamado al levantamiento de los pueblos originarios mayas, mestizos, xincas, y garífunas. La canción es un llamado al ser humano para luchar contra los malos gobiernos.

Principalmente mezclo tres, Tz’utujil, Kiche y Kaqchiquel, para que el mensaje llegue a mas pueblos.

En las tres canciones predomina el tz’utujil, y hay frases en k’iche y kaqchiquel, pero especialmente en la canción Winaq’il uso otros, como el mam y q’eqchi’, pocomchi, chalchiteko, yucateco y  garífuna.

Creo que es la primera vez que se registra en un disco una función de distintos idiomas mayas de esta manera. Esto lo pude lograr con el apoyo de distintos amigos mayas hablantes y garífunas.

Ese día ocurrió el ataque a mi casa. Cuando la vi quemarse, la visualicé como una gran ceremonia, una gran ofrenda al gran Espíritu. La madera se quemó hasta sus cimientos y lo único que pensé es ofrendar la casa y que la volvería a construir.

El hogar del cantante fue incendiado. Foto / Daniel García

Ninguno. Llegó un par de veces el Ministerio Publico pero no investigaron nada, a pasar que encontré evidencias del involucramiento de la Municipalidad de Santa María Visitación.

La Municipalidad escondió el acceso a una cámara que estaba camino a mi casa, dijeron que se había descompuesto dos días antes, pero solo demostraba más su involucramiento. Aquí en el pueblo hay un corredor de narcotráfico y todos están involucrados, municipalidad, policía y los cocodes; todos son cómplices por no actuar.

El ataque a la Cosmovisión Maya sigue vigente de parte del estado, de las iglesias y grupos conservadores, pero a pesar de eso yo seguiré trabajando con la palabra maya. Mucha gente me recomendó salir del país, pero esa no es una opción para mí. Yo siguiere aquí, en estas tierras, cultivando el maíz.

Las artes han sido mi sanación en muchos aspectos y etapas de mi vida. Sigo aprendiendo y la espiritualidad maya me ayudó a enfocarme en mi verdadero camino. Yo voy cultivando palabra, sigo cosechando verdades.

Foto / Daniel García

Con la determinación de reconstruir mi hogar y Casa Kan, mis amigos Daniel García y Santi Cabrera crearon un crowdfunding  para canalizar donaciones, mucha gente de todas partes del mundo contribuyó.

Lea también  Fibro, el técnico del internet

Luego de esa campaña de fondos recibí una llamada del productor KC Porter y me dijo, “me conmovió tu historia y quiero apoyarte”. Mi cabeza explotó. ¡Wow! No podía creer que un productor de su talla me estaba escribiendo.

Entonces, dijo “tengo presupuesto para que trabajen y necesito tres canciones en los próximos tres meses. No podía esperar más y contacté a Daniel García y Santi Cabrera, les conté que KC Porter quería trabajar con nosotros. Ellos también se emocionaron.

Fue un poco difícil moverse pues todos los pueblos estaban cerrados y todos estaban asustados. Pero logramos juntarnos en San Pedro La Laguna, e improvisamos un estudio de grabación.

Nos pusimos a trabajar de inmediato. Alquilamos una marimba, tambores y nos concentramos en la creación de  los nuevos temas. Nos costó encontrar el sonido que estábamos buscando, pero lo logramos. Nos basamos en los ritmos ancestrales mayas y es por eso que el álbum se llama Mayan Beats.

Trabajamos muy duro, día y noche hasta que estábamos satisfechos. KC estuvo curando los temas y así nacieron los nuevos Mayan Beats. Posteriormente Porter y Javier Valdeavellano, su ingeniero, mezclaron los temas en Los Ángeles California y las canciones agarraron una gran fuerza.

El disco fue curado por Porter. En la coproducción participaron mis amigos artistas productores Daniel García y Santi Cabrera.

Destaca también la colaboración del rapero yucateco Pat Boy, quien  nos acompaña con su inigualable estilo. Así como otros músicos invitados: Ludwin Puac con las chirimillas, Diegowski en los Saxos, y Pedro Quic en las marimba y flautas.

Los temas se pueden escuchar las plataformas digitales. El 5 de junio participé en el Maíz Fest, que se llevó a cabo en el Lago Atitlán. Poco a poco iré gestionando más presentaciones en distintos escenarios a nivel local.  

Tz’utu Kan

El cantante nació en  la nación Tz’utujil, en el pueblo llamado original mente Tz´ulujuyu (Santa Maria Visitacion) en el seno de la familia Aj Chavajay Cox. “Es un pueblo pequeño y muy conservador que está matando su propia cultura”, indica el rapero.

Foto / Daniel García

Acerca del nombre con el que se le conoce en los escenarios, el cantante explica que Tz’utu proviene de la palabra Tz’utujil, que es un campo floreado de milpa. También proviene del Tz’utuj, que es un brote o un retoño. Y Kan, refiere,  el día de su nacimiento en el calendario maya. “Todo junto significa el renacimiento de la serpiente”, agrega.

“Me movía con mi pintura, estuve en una constante búsqueda y los caminos me llevaron a grandes ciudades como Barcelona y Nueva York. Fue así como me nutrí  de la pujante cultura del Hip Hop en las calles, ahí nació mi interés en combinarlo con mi idioma, el maya Tz´utujil.

El artista menciona que en su pueblo “la  gente está perdiendo su idioma. El interés de comunicarme en mi idioma me motivó a cultivarlo, creo que fue la misma palabra que me obligo a hacerlo. Yo siempre dije que no represento a mi pueblo ni a la cultura maya pues nadie me eligió para representarlos, pero sí puedo decir que la palabra maya me eligió para rehabilitarla.

Tz’utu Kan fue el productor ejecutivo del primer álbum de Balam Ajpu. “Creamos un tributo a los 20 Rajawales (20 Nawales); el disco fue un gran éxito, lo sacamos a la luz en 2016 y tuvimos muchos éxitos en términos académicos, pues fuimos a ofrecer conferencias a muchas universidades en Estados Unidos y participamos en distintos festivales a nivel nacional e internacional”, recuerda.

La promoción de Mayan Beats acaparará su agenda en los próximos meses pero el cantante indica que continuará estudiante la palabra maya y que su intención es seguir produciendo más música. “Tenemos muchas ideas y grandes proyectos en la mira”, puntualiza.

KC Porter

Es un productor, cantante, compositor, arreglista y compositor que ha ganado un Premio Grammy y dos Premios Grammy Latinos. Porter (California, 1962) ha trabajado en más de 40 álbumes de distintos artistas.

Foto / KCPorter.com

Es más conocido por su trabajo de producción en el álbum Supernatural de Carlos Santana, pero también ha producido a artistas como Bon Jovi, Janet Jackson, Brian McKnight, Toni Braxton, Laura Pausini, Khaled, Luis Enrique, Ana Gabriel, Ednita Nazario, Los Fabulosos Cadillacs, Selena y Ricky Martin.

El productor contactó a Tz’utu Kan luego del incendio que destruyó su hogar y le propuso apoyarlo con el lanzamiento de nuevo material.

“En el verano de  2020  nos pusimos a trabajar. Fue muy difícil trabajar y moverse en medio de la pandemia, pues en los pueblos de Guatemala habían muchas restricciones, con respecto a la movilidad de un pueblo a otro”, indica el cantante.

Aun así, lograron improvisar un estudio. “Prestamos unos monitores, computadoras, interfaces y micrófonos. Solo podíamos  trabajar por las noches pues el lugar no estaba adecuado para trabajar de dia por el calor y el ruido. Había más calma para interpretar marimbas, chirimillas y tambores”.

El cantante contaba con varios temas. Confiesa que no fue fácil elegir los tres que presentaron a KC Porter. “Queríamos impresionarlo así que regrabamos un demo; Tz’ununya (Lago de Atitlán), y creamos dos nuevas canciones, Ixim Ulew y Winaq’il. Los resultados fueron excepcionales”, refiere.


Apóyenos con una donación

Agenda Cultural Guatemala

Contenido destacado / Anuncios
Contenido destacado / Anuncios