Categorías
Actividades formativas Noticias

Vigésimo aniversario de Octubre Azul

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.

El Centro Cultural de España ha programado tres conversatorios para dimensionar el impacto del Festival Octubreazul.

Este año se cumplen 20 años del Festival Octubreazul, un“evento que ocupó un importante punto de cohesión a partir de la visibilidad, integración y coordinación de una agenda cultural múltiple en espacios públicos que para ese entonces no eran convencionales”, indica el Centro Cultural de España (CCE), que este mes ha programado Azul 2020, tres conversatorios para dimensionar el impacto de Octubreazul.

“Las prácticas culturales desde aquel momento se han diversificado y tocan importantes asuntos pendientes de la sociedad guatemalteca: derecho a la diversidad, a la inclusión, a la formación artística y a tener más espacios para la expresión creativa”, resalta el CCE.

Los miércoles del 14 al 28 de octubre de 2020, el centro cultural organizará encuentros con artistas y gestores culturales para reflexionar sobre “los esfuerzos más emblemáticos de democratización del espacio urbano y sobre cómo el relevo generacional ha sido clave para mantener el espíritu independiente que ha propiciado estos esfuerzos”. Los tres conversatorios son gratuitos y se transmitirán vía Facebook Live del CCE.

Caza Bizarra. Foto publicada por Javier Payeras en Facebook.

El escritor Javier Payeras fue parte de la génesis de Octubreazul. En Facebook publicó recientemente acerca de la relevancia del festival. “Hace veintitrés años un grupo de artistas creó una extraña mixtura entre café literario y galería experimental que llamaron Casa Bizarra”, recuerda Payeras. Casa Bizarra “era un viejo caserón neoclásico y en pleno abandono en el centro de la ciudad”, agrega el escritor.

“La vitalidad que los nuevos artistas traían al medio cultural guatemalteco parecía no claudicar con el vaivén ideológico de la posguerra”, refiere Payeras, refiriéndose a los años inmediatos a la firma de los Acuerdos de Paz (1996).  

El autor describe aquel momento: “Se trataba de la primera verdadera generación emergente de artistas desde hacía muchas décadas: con la rabia situacionista de la década del sesenta, pero sin la militancia y censura que impuso la Guerra Fría. Digamos que todo apuntaba al predecible destape contracultural luego de la represión”.

Payeras en el Octubreazul. Foto publicada por el escritor en su fan page.

El término “Arte Urbano”, continúa Payeras, se impuso y por todos lados comenzó la explosión de las formas contemporáneas de exhibición y apreciación de la cultura: performance, rock y poética-graffiti. “Fue la epifanía generacional de los años noventa dentro de ese espacio zombi conocido desabridamente como zona 1”, indica.

La Casa Bizarra duró muy poco, para el año 98 ya había cerrado, “sin embargo todas sus huestes se trasladaron al Festival de Arte Urbano” recuerda Payeras. Refiere que dos ediciones (1998 y 1999) fueron suficientes para abrir la puerta “para que nuevos creadores y gestores culturales perdieran el miedo al espacio público y privado, y se montara la nueva escena posmoderna: el Festival Octubreazul en el mes de octubre del 2000”.

Concierto de Bohemia Suburbana, sobre un trailer, para el Octubreazul. Foto publicada por Payeras.

A juicio del literato, durante las últimas dos décadas el movimiento de artistas contemporáneos iniciado por los bizarros y la contracultura, lejos de fracturarse, ha ido creciendo y renovándose. Indica que ahora hay festivales en los departamentos, fanzines, colectivos de hip hop, organizaciones culturales y muchas iniciativas independientes.

“El arte se desfolcloriza y se abre a nuevas formas de exhibición, beligerancia y creación: editoriales independientes, páginas de Internet, muestras de arte-objeto, conciertos de música fusión y una creciente cartelera cultural (desgraciadamente invisibilizada por algunos medios de comunicación ortodoxos y caducos) son el resultado de la incorporación de gente joven con pensamiento crítico, pero con ganas de hacer su trabajo de transformar las cosas”, añade Payeras.


Conversatorios

La gestión o la toma de los espacios públicos

La toma del espacio público y simbólico ha enlazado la cultura junto a temas relacionados con la urgente necesidad de abrir espacios culturales.

La participación de artistas y activistas ha sido clave para construir un mensaje, es necesario unir las expresiones para darle un contenido a la interacción.

Festivales culturales organizados en barrios emblemáticos del Centro Histórico, la ocupación de espacios públicos como escenarios artísticos, la toma de fechas simbólicas para realizar eventos para la construcción de la memoria histórica.

Participan: Luis de León (Colectivo pie de lana), Byron Vásquez (Olla comunitaria), Celeste Mayorga (artista y coordinadora revista Ruda).

Moderará Jorge Ernesto Rodas, licenciado en psicología. Cuenta con un diplomado en psicología, una maestría en Prevención y Atención Integral de Conductas Adictivas y un diplomado en Marcos Teóricos y Metodológicos para el estudio de las Culturas del Rock y Músicas Urbanas.


Expresiones artísticas en el espacio público

Un conversatorio que plantea las dificultades a las que se enfrentan gestores y artistas al momento de gestionar permisos y fondos para llevar a cabo sus actividades.

La siempre difícil gestión de permisos, fondos y búsqueda de consensos es parte medular de las prácticas culturales urbanas.

Ante las enormes precariedades presupuestarias para la cultura, los gestores se las han ingeniado para superar retos, que, como es de esperarse, no han representado otra ganancia que la de cumplir el sueño de mantener viva la consigna de hacer cultura al acceso de todas y todos.

Participan: Rubén Ávila (Andamio Teatro), David Martínez (Trasciende), Mai de Rimas (Colectiva Urbana), Víctor Martínez (Caja Lúdica). Modera: Gabriela Escobar.


¿Cómo unir los fragmentos de nuestra historia cultural?

Desde los archivos personales de cada uno de los participantes, nos acercaremos a las imágenes del arte guatemalteco de los últimos veinte años a través de la perspectiva de la gestión independiente y las distintas tomas del espacio público como lugar de incidencia. 

Ante la dificultad de crear archivos que sean un indispensable registro histórico de los movimientos culturales –muchos dispersos como memoria personal ¿qué opciones nos ofrece la digitalización y los espacios virtuales?

Participan: Simón Pedroza (Casa Bizarra), Javi del Cid (Imaginatorio), José Manuel Mayorga (El  Azar Cultural)  y José Osorio (Octubreazul).Modera: Julio Serrano.


Consulte otras actividades en nuestra Agenda Diaria. Vea además nuestro video semanal de recomendaciones. Visite nuestras redes y léalo primero en Agenda Cultural Guatemala.

Donaciones

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.