Categorías
Agenda diaria Artes Visuales Noticias

Rizoma

El nuevo mural de Erick Menchú se puede apreciar en la vía pública, en el viaducto Santa Elisa, zona 12.

La etimología de rizoma remite a una palabra griega que puede traducirse como “raíz”. Un rizoma es un tipo de tallo que crece de manera subterránea y en sentido horizontal, dando lugar a brotes y raíces a través de sus nudos.

«Rizoma» es el nombre que Erick Menchú dio al mural que creo para el viaducto Santa Elisa, inaugurado el 16 de diciembre pasado en la Calzada Atanasio Tzul y 35 calle de la zona 12 capitalina.

El arista y su obra. / Foto Facebook de Erick Menchú.

El concepto de rizoma está estrechamente ligado con la presencia de los árboles en la obra Menchú, quien además de pintor es grabador. Los árboles han marcado el pasado del artista; los ha apreciado desde su infancia durante sus viajes al campo y, de igual manera, detalladamente con la crianza de bonsais, otra de sus pasiones.

«Se inauguró el mural Rizoma. Siempre he buscado realizar obras públicas, al alcance de todos, arte como parte de identidad y alimento para el alma», publicó Menchú en sus redes el día 16.

Erick Menchú (1977) es un artista plástico visual, pintor y grabador guatemalteco. Es uno de los fundadores del Taller Experimental del Gráfica de Guatemala (TEGG).

Ha participado en varias muestras individuales y colectivas, su obra está presente tanto en colecciones privadas como expuesta al público. Un ejemplo es Cauce, mural en la fachada poniente del edificio del antiguo Hotel Ritz-Continental, hoy Centro Vivo. Entre otros reconocimientos, obtuvo Premio Único de Arte en Mayo 2019.

Entrevista al artista / Festival del Centro Histórico 2020.

Hace dos años Menchú perdió la audición y eso “le hizo entrar en un laberinto de angustia, cuyos pasillos comenzó a reconocer y en los que finalmente se halló a sí mismo. Su obra habla de luchas internas, de su pasión por los ojos y del encuentro maravilloso con nuevos lenguajes”, escribió José Rozas-Botrán con ocasión de la muestra «Laberintos» que el artista exhibe actualmente en la galería en zona 14 de Fundación Rozas-Botrán.

«Ha sido una larga lucha, pero siento que estoy cerrando un ciclo de cuatro años que empezó con un leve zumbido, pérdida de equilibrio, y un sinfín de síntomas y complicaciones. Por un momento casi me doy por vencido, pero decidí luchar, y seguir con la vida, con sus altos y bajos», publicó en su redes sociales Menchú el mismo día de la inauguración de su nuevo mural.

«Una tragedia se convirtió en una bendición y en un motivo para gozar y disfrutar lo que tenía, a pesar de las adversidades. Ayer me colocaron la parte externa del implante coclear y escuché por primera vez en tres años. Dista mucho de que pueda escuchar bien, serán meses de trabajo y terapia, pero escuché a mi hijo decirme papi, por ese instante de felicidad valió y valdrá la pena cualquier esfuerzo», detalla Menchú.

Erick Menchú, de la serie Laberintos.

La serie Laberintos consta de dos carpetas de cinco grabados cada una y está la opción de adquirir las piezas de manera individual; además, forma parte de la serie una instalación.

La muestra se puede visitar el resto de 2020 y hasta el 17 de enero de 2021, de lunes a viernes, de 8 am a 4 pm, en  la Galería Rozas-Botrán, ubicada en la 16 calle 11-08 zona 14. Laberintos estará abierta al público por medio de citas programadas, la entrada es libre.