Categorías
Artes Visuales Noticias

“Sabíamos en 2019, incluso un poco antes, que íbamos a ser una galería virtual”

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.

Guillermo Monsanto y Luis Escobar repasan la trayectoria y actuales proyectos de El Attico, espacio que fundaron y que este mes celebra su 33 aniversario.

El Attico pertenece al puñado de galerías con más trayectoria en el país. A la cabeza de esa reducida lista está Galería Ríos, creada  en 1945 con el nombre de Foto Arte por el pintor impresionista guatemalteco Miguel Ángel Ríos. Le sigue  El Túnel  (1971), Sol del Río (1984),  “e inmediatamente nosotros”, indican Luis Escobar y Guillermo Monsanto, fundadores de El Attico, que el 13 de abril de 2021 celebra su 33 aniversario.

El Attico se volcó de lleno a las plataformas virtuales. Fotos / El Attico

La galería prescindió de su espacio físico desde hace aproximadamente un año, entre otras razones, por la pandemia. El traslado total de su logística a su sitio web, blog y redes sociales acabó con los ciclos de exposiciones presenciales  (dos mensuales, por lo regular), no así con sus actividades pues sigue involucrado en asesorías, curadurías, valuaciones para diferentes entidades, así como en proyectos propios.

Además, su centro de documentación, que desde la mitad de la década de 1980 reúne diversos tipos de publicaciones relacionadas con la plástica guatemalteca, sigue abierto, no en la capital sino en La Antigua Guatemala.

La actividad en línea ha resultado para la galería tan intensa como la que tuvieron antes del cierre de su sede, en zona 14. “Estamos sumando artistas cada semana, aprovechando la plataforma de exposición y oportunidad que la galería ha brindado siempre a artistas emergentes”, indican Escobar y Monsanto.

En el sito web de la galería hay, además de obras, biografía de artistas.

Dicho catálogo, si bien es promovido en sus redes sociales con regularidad, se puede consultar directamente en su sitio web. “En  Sala de Artistas están clasificadas las obras por autor, esto permite realizar una búsqueda más específica.  La Sala Virtual muestra las obras conforme se suben a la plataforma, de manera aleatoria.  Otras plataformas con las que nos hemos auxiliado son Facebook, Instagram, Twitter, detallan los fundadores.

Afiches de las últimas exposiciones. La tercera se tuvo que cancelar debido a la pandemia.

¿Reconsiderarían abrir un espacio físico para sus exposiciones?

¿Nuestro?… no lo creemos. La cantidad de problemas que te ahorras son mayúsculos.  El ahorro mensual que implicó el cierre del espacio físico, a pesar de haber sido los propietarios de la sala, nos convenció que esa época terminó. 

La galería y sus personeros seguirán participando en la cultura artística del país (artes visuales y escénicas), desde una posición relativa a la investigación, registro, gestión y proyección de los productos creativos de los artistas a través de diferentes medios. 

Vistas de los diferentes ambientes que hubo en la sede de zona 14.

¿Cómo fue la transición de El Attico a la web? ¿Hubieran creído, hace 33 años, que un espacio físico sería innecesario para el quehacer de una galería?

Jamás imaginamos tal cosa.  Hace 33 años escribíamos los sobres de nuestras invitaciones a máquina y las íbamos a repartir en moto.  Con el avance de la tecnología, nos vimos favorecidos. 

Tenemos muy buena suerte pues cada cambio de sede ha sido a tiempo, nunca nos asaltaron, tampoco nos robaron arte.  Sabíamos en 2019, incluso un poco antes, que íbamos a ser una galería virtual y en octubre de ese año comenzamos a desmontar el espacio físico, a devolver obra a los artistas y a empacar el centro de documentación, de cuyo tamaño jamás nos enteramos hasta que comenzamos con el traslado.

Hace un año todavía teníamos planificada la última exposición presencial, sin embargo, ya no se llevó a cabo debido a la situación propiciada por la crisis sanitaria.  Poco antes habíamos liquidado muchos de nuestros asuntos y la pandemia nos dio la oportunidad de trabajar a puerta cerrada.

Los fundadores de la galería, junto con diferentes artistas, durante los cócteles inaugurales que tenían lugar en la última sede de El Attico.

¿Consideran que el arte moderno es el norte en la brújula de El Attico, o han abrazado otras manifestaciones o corrientes?

Hemos trabajado todo tipo de obra y artistas.  Siempre estamos abiertos a explorar nuevas propuestas y dar oportunidad a diferentes modos de expresión. La galería se ha caracterizado por abrir sus puertas a quiénes realicen el quehacer artístico, tanto artistas consolidados como emergentes.

Podría decirse que El Attico encuentra su fuerte también en la investigación documental, la creación de material educativo que resguarde la memoria de las artes visuales de Guatemala y, es por eso que, queremos mantener una línea de trabajo que se base en el aporte y apoyo al arte en general.

¿Cómo es ahora la dinámica de sus otras facetas, el centro de documentación, por ejemplo?

La sede de zona 14 ya no funciona como tal. El centro de documentación se trasladó a Antigua Guatemala, en donde ha funcionado por medio de citas programadas en un espacio facilitado por el estudio de teatro Cofradía Escarlata, es ahí donde los investigadores o interesados en el tema, son recibidos y se les facilitan los documentos para consulta.

El sitio web de la galería se complementa con un blog, donde regularmente participan colaboradores. ¿Cada cuánto se publica una nueva entrada?

El blog de El Attico es un espacio a disposición del público y es para generar opinión. Las personalidades que han colaborado con textos para el mismo, hasta el momento, están íntimamente relacionadas con el panorama artístico nacional. Si el tema no es ofensivo o denigra a alguna persona, es bienvenido.

¿Cuál es el destino de la colección Monesco?

Es algo que se encuentra aún en etapa de evaluación. La colección Monesco (Monsanto Escobar) se empezó a conformar en el año 1984, cuatro años antes de nacer El Attico, y, actualmente, estamos trabajando en catalogar adecuadamente las piezas que la conforman.

Las sedes de la galería han sido varias. ¿En cuál funcionó por más tiempo?

La primera fue en la Zona Viva de Guatemala, en la 11 calle y Avenida Reforma.  Esta fue una concesión, con un alquiler más que razonable, que nos hicieron los esposos Sabino y María Jesús Rodríguez, a quienes les tenemos mucho cariño y agradecimiento. 

Allí nos quedamos un par de años. Luego, nos fuimos al local en la entrada de Oakland, en donde tuvimos como vecinos a Artestudio Kodaly, y permanecimos otro par de años.  El tercer sitio que ocupamos fue en la 9 calle y Avenida Reforma, en donde operamos quizás casi un lustro y del cual nos fuimos a la zona 14, una sede propia, que es en dónde nos quedamos por más tiempo. 

Selección de afiches invitando a los cócteles inaugurales.

¿De qué manera funciona ahora su logística de trabajo, luego de más de 30 años de actividades presenciales, tomando en cuenta además la pandemia?

El medio cultural, en general, se vio muy afectado por la crisis generada por el Covid. Podemos decir que, al igual que todos, tuvimos que diversificar nuestro campo de acción.

Afortunadamente, con el transcurrir de los años, El Attico logró crear una cartera de clientes fijos que siguen siendo un gran soporte para la entidad. Además, se dio la oportunidad de aprovechar ciertos servicios que la galería siempre ha ofrecido, como el inventariado de colecciones (privadas e institucionales), así como el registro de obras y asesoría en manejo de colecciones.

Todo esto se ha dado de manera natural, gracias al trabajo de nuestro equipo y de las personas que brindan la asesoría necesaria en cada caso.

En marzo de 2020 fueron las últimas actividades presenciales.

¿Quiénes integran el equipo de El Attico?

Continuamos, ambos, al frente de la institución. Luis como director general y yo (Guillermo) como director del centro de documentación.  Además, con nosotros trabaja Rubén de León Farfán y Juan Carlos Rosales, ambos encargados del movimiento de la galería, museografía, conservación de obras y libros.

Como apoyo en la administración de la plataforma digital labora  el magister Luis López Bautista.  También está con la galería Andrés Cordón De La Fuente, en asesoría externa de proyectos de inventariado y manejo de colecciones.

Portal de El Attico, en donde encuentra información de artistas, su obras y también sobre la historia de la galería.

¿Está la galería participando o colaborando actualmente en proyectos artísticos, ya sea de manera individual o con otras entidades?

Los más recientes han sido con el Festival Aires Libres, Juannio y Memoria Artística (Javier del Cid).  Estamos reorganizando una importante pinacoteca de un banco y registrando otra importante colección particular. 

También estamos escribiendo dos libros sobre los 200 años de arte guatemalteco a partir de 1821 y proyectando un par de exposiciones retrospectivas.  Seguimos en alianza con instituciones como Casa Santo Domingo, Instituto Guatemalteco Americano (IGA) o el Instituto Neurológico de Guatemala por medio de la Subasta de Arte Latinoamericano Juannio.

Asimismo, estamos trabajando en dos proyectos relacionados a la celebración del Bicentenario de la Independencia.  Ambos son publicaciones académicas; una para la Universidad Francisco Marroquín y, la otra, para una editorial.  Además, El Attico tiene dos publicaciones en puerta para las que estamos reservando las energías.

Familia Attico

Guillermo Monsanto y Luis Escobar finalizan recalcando que “la labor de los centros culturales sigue vigente y aún siguen tratando de aportar, como todos, al panorama artístico nacional”.

Agregan que  si bien “la situación no es la más favorable” actualmente para el medio, “durante los años que nos queden, seguiremos guiándonos por la ética y profesionalismo que nos han caracterizado”.

Finalizan la entrevista agradeciendo el apoyo y cariño que durante estos treinta y tres años les han brindado artistas, coleccionistas, medios de difusión, profesionales y amigos “que conforman lo que llamamos familia Attico”.


Apóyenos con una donación

Agenda Cultural Guatemala

Anuncio. Más información en la imagen.
Anuncio. Más información en la imagen.